Los bares de Madrid podrán usar los aparcamientos para sus terrazas

El Ayuntamiento de Madrid impulsa la hosteleria permitiendo a los restaurantes y bares que utilicen los aparcamientos para vehículos para poner sus terrazas.

Los coches pueden empezar a desaparecer en algunas zonas de Madrid. Pero no será por un impulso a las medidas anticontaminación, si no por las mesas de las terrazas de los bares y restaurantes, a los que el Ayuntamiento quiere respaldar ampliando su radio de acción con el espacio de los aparcamientos.

Esta medida ya ha empezado a aplicarse en distritos como Chamberí, y se irá aumentando en base a las peticiones que realicen los dueños de los negocios de restauración a las Juntas de Distritos, según explican fuentes del consistorio madrileño a La Información.

Los bares de Madrid podrán usar los aparcamientos para sus terrazas

Esto puede suponer un desahogo para un gran número de locales que, o bien tenían pocas mesas y contaban con una alta demanda de clientes desde que se permite consumir al aire libre, o no contaban con capacidad por carecer de licencia o de espacio cercano en el que colocar el material necesario.

La decisión del ayuntamiento llega tras la insistencia de los hosteleros en que se les permitiera ampliar su espacio para colocar más mesas. El problema es que en muchos casos se invadía la totalidad de las aceras o se sobrepasan los límites que marcaba la licencia, lo que supuso quela pasada semana se multara al 41% de establecimientos que fueron inspeccionados por la Policía Municipal.

Los bares de Madrid podrán usar los aparcamientos para sus terrazas

Pero esta ventaja para bares y restaurantes puede generar otros problemas. La primera será para los dueños de los vehículos que tuvieran una zona de aparcamiento cercana a su hogar, ya que la condición para poner una terraza en los aparcamientos de la calzada es instalar una plataforma que esté a la altura de la acera, como se ha hecho históricamente.

La otra cuestión conflictiva es la de los vecinos y los viandantes, que ya han visto cómo las aceras empezaban a estar invadidas por mesas y ahora tampoco podrán esquivarlas desde el poco margen que dejan los coches y motos aparcados.

Los comerciantes que no se dedican a la hostelería son otro de los grupos que ha protestado por esta ampliación masiva de terrazas. Para que no se discrimine a un sector para beneficiar a otro, el Ayuntamiento de Madrid ya estudia medidas para que las tiendas de ropa y otros comercios puedan contar con ciertas ampliaciones de espacio.

Entre las concesiones a la hostelería y la compensación al resto de autónomos o empresas con comercios, las dudas están en cómo se va a compatibilizar eso con los viandantes. Hasta el momento, el Ayuntamiento madrileño ha impulsado peatonalizaciones provisionales los fines de semana en algunos puntos de la ciudad. Además, quiere dar un impulso al transporte público con 45 carriles bus nuevos que estarán terminados a finales de junio.

Tags from the story

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *