El nuevo Palentino cierra sus puertas definitivamente

Tras el cierre del original, un nuevo Palentino arrancó en 2019. La propuesta no cuajó. Sin Casto y Loli en la barra no hubo Palentino posible

El Palentino (1942) acabó sus días en marzo de 2018, uno de los bares más míticos de cuantos había en Madrid echó el cierre pocas semanas después de fallecer uno de sus dueños, Casto Herrezuelo. Un año más después reabriría el nuevo Palentino, totalmente renovado, pero con idéntica denominación e imagen exterior, de la mano del empresario Martín Presumido

La tarea no era fácil y al final ha resultado imposible. La huella de Casto y de Loli, con esos buenos días al servir el café con leche, y un elevadísimo alquiler de 10.285 euros mensuales, han sido duros obstáculos en el camino del nuevo Palentino. Por si eso fuera poco, la crisis provocada por la Covid–19 se presentó sin avisar y terminó de apuntillar el proyecto.

Desde el pasado jueves hay obras en el local y, cuando finalicen esta próxima semana, en lugar del nuevo Palentino habrá otro negocio de hostelería que abrirá con el nombre de Pez 8: borrón total y cuenta nueva. 

Ana de Lucas es la persona que estará al frente de ese nuevo bar y tiene muy claro que lo que necesita este establecimiento es un cambio radical. Será un espacio cercano donde por producto, trato y decoración apetezca entrar. “Tendrá una cocina divertida y moderna, apostaremos por los destilados de elaboración propia y una carta de vermuts únicos con diferentes macerados; estéticamente será más blanco, con más madera y vegetación…”

“El Palentino murió con Casto y eso es algo que nos han dejado claro los clientes”, comenta Ana, quien antes de decidirse a dar un paso al frente y adquirir la mayoría del negocio de Presumido ha sido la encargada del local durante el último año. “Algunas veces entraba gente al bar sólo a insultarnos y luego se iba, como si nosotros tuviéramos la culpa de que el Palentino clásico hubiera desaparecido”.

Y es que no todo el mundo asimiló bien que, manteniendo el mismo nombre, de los bocatas de ternera a 3 euros y las cañas y las copas a 1’20 y a 3 euros, respectivamente –precios del antiguo bar–, se pasara a unos huevos rotos a 16 euros, pizzas a 17 y a medio aguacate cubierto de canónigos a 10.

Fuente: ElDiario.es


Jose Carlos

More from Jose Carlos

Madrid pionera en el uso de test rápidos con resultados en 15 minutos

Madrid aplicará 2 millones de test rápidos con resultados en 15 minutos,...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *