Calzados Cantero cierra tras 64 años de historia

Calzados Cantero es una de las zapaterías más antiguas de Madrid. Su fachada en madera delata una zapatería de toda la vida, que por desgracia echa el cierre.

Corría el año 1956, cuando en el número 12 de la plaza de Olavide, esquina con calle Santa Feliciana, 2, José Cantero Peláez su mujer, Catalina Blanca Heredero, inauguraban calzados Cantero, negocio dedicado a la venta de alpargatas, sandalias y zapatillas, que hoy en día sigue en marcha, pero desgraciadamente no por mucho tiempo.

Desgraciadamente, Catalina enviudaría muy joven y sin hijos, por lo que ha sido ella, en solitario, quién ha administrado la tienda. Un encanto de mujer que a sus 99 años sigue cotizando en la Seguridad Social.

Como ayudante tiene dese 1970 a Diego García. Entonces adolescente, tenía 14 años.  Este año cumplirá la friolera de 50 años detrás del mostrador y solo tiene palabras de agradecimiento para Catalina, el alma del negocio.

Calzados Cantero cierra tras 64 años de historia

Tras este longevo periplo, han decido punto a final a esta emotiva relación (así lo hace saber Diego Casado en un artículo de Somos Chamberí). Otro jarro de agua fría para el barrio de Chamberí, que esta misma semana conocía el cierre de otro de sus locales emblemáticos, papelería Salazar, con más de 100 años a sus espaladas. Es desolador ver como estas historias vivas de la capital se van desmoronando como un castillo de naipes.

«Este es un negocio que no es grande, que funciona bien pero que si lo mantienes cerrado dos meses, te quedas sin efectivo aunque tengamos clientela de sobra», admite el dependiente, que cifra en 40.000 euros el agujero que dejó en el negocio la cuarentena. A las razones económicas para el cierre se unen las personales: Diego está cerca de la jubilación y otro de sus compañeros, Jesús, tiene ganas de marcharse a vivir a tierras valencianas, donde su mujer trabaja. Pero la clausura no es todavía inminente: despacharán el género que todavía tienen en la tienda y despedirán su negocio. «Pagaremos lo que debemos, cobraremos los atrasos y nos marcharemos sin hacer ruido», añade.

Calzados Cantero nos deja pese a su clientela fiel, a la que despacha unos 50.000 pares al año. Casi todos de marcas españolas y de una excelente calidad. Otro cacho de la historia de Madrid que se borra de un plumazo.

1 Comment

  • Triste, muy triste. Hemos vivido en la plaza Olavide desde hace 36 años y este tienda ha sido una marca muy importante para nosotros, nuestra hija y ahora los nietos. Gracias por su amilibilidad de todos estos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *