Salazar, la papelería más antigua de Madrid, echa el cierre

Madrid pierde otro pedazo de su historia. Salazar, la papelería más antigua de la capital, cierra sus puertas después de 115 años de historia

No nos acabamos de reponer del anuncio del cierre de la mítica cafetería Ferpal en calle Arenal, cuando nos acabamos de enterar del cierre de la centenaria papelería Salazar, uno de esos establecimientos de toda la vida con un legado repleto de la historia de Madrid.

Fundada en 1905, se trata de la papelería más antigua de Madrid y la segunda con más historia de toda España, por detrás de la sevillana Ferrer fundada en 1856.

El actor Antonio Resines, es uno de sus clientes habituales. Años antes, personalidades del calibre de Antonio Fraguas «Forges» o Manuel Fraga también acudían con frecuencia a la Papelería Salazar. Era «la» papelería de Madrid.

Las actuales propietarias de la papelería Salazar, situado en el número 9 de la calle Luchana, no encuentran relevo generacional en su familia para dar continuidad a este negocio tras su jubilación, por lo que prevén cerrar.

Desde hace un año la Papelería Salazar está en pérdidas, hundida por la venta electrónica y el comercio asiático. Además, el coronavirus ha influido al haber tenido que cerrar meses el emblemático local del castizo barrio de Chamberí.

Hasta tal punto ha causado tristeza el cierre de la Papelería Salazar que, pese a que tenían pensado echar el cierre la semana pasada, al final van a tener que aplazar la jubilación unos días más. Y es que, entre los encargos pendientes y los que les han llegado ahora, desde muchos puntos de España, todos se resisten a decir adiós. «No nos dejan irnos», concluye una de las propietarias.

Salazar, la papelería más antigua de Madrid, echa el cierre

Un poco de historia

La aventura de la familia Salazar en este local empezó en 1905, cuando Quintina, que era viuda de militar, abrió un estanco. A la venta de tabaco se fueron incorporando otra serie de productos de papelería y poco a poco las plumas y la tinta le ganaron el terreno a los cigarrillos.

Unos años antes de la Guerra, el negocio ya era puramente de papelería. Tras la contienda, el negocio pasó de Quintina a su hija Elena en 1948 y con ella al cargo se instaló una imprenta en la trastienda en los años 50. De aquellos años, cuando se amplió el negocio con la compra de un local adyacente, son también los muebles que todavía decoran la tienda. Elena era una apasionada de la papelería y todavía la veía con más de 80 atendiendo a sus clientes.

Sin embargo, la llegada de las nuevas tecnologías, la impresión digital y el boom de las compras online han supuesto durísimos rivales para la subsistencia de una tienda artesanal que ha llegado a servir al Rey Juan Carlos I y a la productora de Cuéntame para recrear el ambiente de la España antigua.

En su escaparate ahora conviven recortables de hace décadas con plumas estilográficas únicas y libros infantiles, que te teletransportan a otras épocas. Objetos algunos casi de museo, sin un lugar privilegiado en la era digital.

Salazar, la papelería más antigua de Madrid, echa el cierre

Fotografía de la portada: @Somos Chamberí


Jose Carlos

More from Jose Carlos

El Ayuntamiento de Leganés dona a Cáritas el presupuesto de sus fiestas

Tiempos difíciles en lo sanitario, y también en lo social, por eso...
Read More

4 Comments

  • Es una gran pena que cierre ,yo cuando estuve en Madrid. Cómo becaria en los años 77 muchas veces compre materiales allí. Y hoy me entero de esto sugiero que hagan un museo con todo lo que tienen y que hoy por la tecnología no se utilizan .vivo en Jujuy Argentina .

  • Conocí esta papelería por el año 1954, yo trabajaba al lado, recuerdo una pastelería q había al lado buenísima. Que pena, ojalá remonte is, un saludo. 😪😪

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *