Cinco paraisos naturales de Madrid muy poco conocidos

Te proponemos cinco escapadas para disfrutar de auténticos paraisos naturales de Madrid que pasan desapercibidos.

El búnker Cabeza Líjar

La ruta GR-10 nos lleva a visitar una zona al sur del puerto de Guadarrama o alto del león, una zona que además de ser uno de los paraisos naturales de Madrid, guarda un especial interés para historiadores y amantes de la historia de la Guerra Civil ya que quedan vestigios como trincheras y búnkeres.

Empezamos en el parking del puerto de Guadarrama, de donde parte una pista forestal a la derecha del mismo si lo miramos de frente. Este sendero nos llevará al cerro Piñonero, que tiene como curiosidad que es donde se encuentra la división entre las provincias de Madrid, Segovia y Ávila.  Al llegar a la cima encontramos una pradera abierta a la zona de Madrid con un amago de sendero, el cual nos lleva al bunker cercano a la cima, actualmente convertido en observatorio.

Sin duda, el lugar donde se encuentra el búnker Cabeza Líjar, reconvertido en refugio es un lugar excepcional para fotografiar toda la llanura donde se asienta Madrid y las localidades próximas. Ubicado en una posición estratégica desde donde se podía controlar la vertiente segoviana y la madrileña del a Sierra de Guadarrama. Al parecer en la zona había minas de Wolframio y se construyeron estos bunkers para la defensa y control de estas minas, en un entorno sin igual como el sur de la Sierra de Guadarrama.

La Cascada del Hervidero

La ruta a la Cascada del Hervidero es un plan sencillo que se puede hacer con niños en San Agustín de Guadalix y que recorre la ribera del río Guadalix hasta adentrarse en un cañón que forma el río para finalmente llegar a una espectacular cascada doble en un entorno sin igual llamado Charco del Hervidero, una ruta fácil para descubrir otro de los paraisos naturales de Madrid.

La ruta comienza en un área recreativa que se sitúa muy próxima al polígono industrial el Raso al norte de San Agustín de Guadalix, concretamente es la salida 36 de la A-1 dirección Burgos. Desde allí, siguiendo la ribera del río Guadalix por el margen derecho aguas arriba sale un sendero que se adentra en la espesura de una aliseda hasta llegar a un puente de madera que cruza el río, tras cruzar el puente de madera hay que coger un sendero que sube aguas arriba por el margen izquierdo del río, el camino está muy bien para andar e ir en bici, hay tramos lisos y sin apenas desnivel.

El punto final es el Charco del Hervidero, alimentado por dos cascadas que dejan fluir salvajemente el agua del río Guadalix, sin duda un entorno muy bonito, digno de visitar y un buen lugar para hacer un picnic al run run del agua caer, parece mentira que podamos tener algo de tan exuberante belleza a tan pocos kilómetros de Madrid.

Cinco paraisos naturales de Madrid muy poco conocidos

Entorno de Pelayos de la Presa

Desde mediados del SXX se ha convertido en un demandado destino turístico debido a su cercanía al pantano de San Juan y a su entorno natural.

Embalse de Picadas, situado en la ribera del Alberche y a la que se accede desde la misma M-501. Esta zona es ideal para practicar deportes acuáticos. Desde ahí parten varias rutas siguiendo el curso del río para hacer andando o en bicicleta, recorriendo la vía verde del trayecto del ferrocarril del Tiétar al que llamaban “Tren del olvido”.

El mirador de Casa Quemada, desde donde se contemplan unas vistas espectaculares y se aprecia cómo el embalse recoge las aguas del Alberche y el Cofio, un lugar único para la observación de aves, como buitres leonados o águilas imperiales

A destacar también unas antiguas pinturas rupestres con miles de años de antigüedad.en bolos graníticos en el paraje de La Enfermería.

Dentro del patrimonio artístico de Pelayos de la Presa destaca el Monasterio de Santa María de Valdeiglesias, declarado monumento Histórico Artístico de carácter Nacional. Otros ejemplos patrimoniales son la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, la fuente de piedra frente al Ayuntamiento donde se puede ver la antigua picota.

Cinco paraisos naturales de Madrid muy poco conocidos

Peña de Cenicientos, el Gredos madrileño

Peña de Cenicientos es el topónimo que se ha generalizado para denominar a la Peña Buvera, y es la elevación más oriental de la alineación orográfica más meridional de la Sierra de Gredos. Dicha alineación separa la depresión intramontañosa del Valle del Tiétar, de las rampas meridionales de Gredos oriental. ¡¡¡Estamos en Gredos sin haber salido de la Comunidad de Madrid!!!.

Su acceso se realiza desde la pista forestal que sale del km 17.8 de la carretera M-541 y conduce hasta el collado de la Alberca y desde aquí por una senda a pie hasta la cima.

Dada la posición que ocupa la Peña de Cenicientos respecto a los relieves circundantes, es un excelente lugar para visualizar desde sus cimas gran parte de los paisajes de las sierras de Gredos y Guadarrama y de la depresión del Tajo en una panorámica de 360 grados. En este área anidan especies protegidas y muy amenazadas como el buitre negro o el águila imperial.

Entre robles y enebros se pueden encontrar viñedos, porque Cenicientos también es tierra de vino. Y no hay forma mejor de terminar esta experiencia que con una buena copa de vino.

Cinco paraisos naturales de Madrid muy poco conocidos

El Valle de la Angostura

Rascafría es una zona muy señalada por los amantes de la aventura. El Valle de El Paular, con el precioso Monasterio de El Paular y la cascada del Purgatorio, es uno de los paraisos naturales de Madrid que cautiva con su belleza, aunque hay muchos lugares en las inmediaciones de Rascafría menos conocidos.

Os proponemos recorrer el Valle de la Angostura, una ruta de senderismo en la que disfrutamos de los saltos de agua y las cascadas que forman las caprichosas aguas del Arroyo de la Angostura, que da vida al río Lozoya. Rodeados por el Pinar de los Belgas, uno de los más añejos, robles y abedules.

El highlight de la ruta es la Presa del Pradillo es un antiguo salto de agua ya abandonado que sirvió como fábrica de luz para Rascafría, se sitúa cerca de la M-604, la carretera que sube al Puerto de Cotos, para llegar hasta la presa hay que remontar el arroyo de la Angostura desde un área recreativa denominada la Isla, donde hay varios restaurantes donde se comen alubias y buenas carnes serranas. El embalse del Pradillo retiene las aguas del arroyo que saltan creando una bonita cascada en cualquier época del año.

Cinco paraisos naturales de Madrid muy poco conocidos

8 Comments

    • Hola es la presa del Pradillo en Rascafría pregunta en el pueblo cómo llegar.
      Pero para mí lo más interesante de todo el entorno es el bosque de Finlandia está muy cerquita y es cómo estár realmente en Finlandia, es precioso, con un embarcadero de cuento

    • Hola Patri.
      Si te refieres a la foto de portada de la noticia sí, es la presa del Vadillo, cerca de Rascafría, en la carretera que sube a Cotos al lado de los restaurantes de Los Claveles y La Isla.
      Saludos.

    • No está marcada ,y está a desnivel ,hay que llegar a un depósito del canal y bajar unas escaleras ,continuar y bajar otras escaleras un poco más empinadas y ya se ven las cascadas.
      Siempre quedan a la izquierda.
      La ruta es corta y muy sencilla,la puedes hacer al lado del río o por pista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *