12 razones de peso para querer a los madrileños

Angel Navarrete 08/15/15 Madrid, Comunidad de Madrid Fiestas de la Paloma. ambiente en el barrio de La Latina

El domingo se recupera la libre circulación por España, y los madrileños vamos a salir. Se habla de ‘madrileñofobia’ por ser el principal foco del covid-19. Por eso os damos 12 motivos para querer a los madrileños y a Madrid.

Madrid es la ciudad del caos, de la rapidez, de lo inmediato. Pero entre todas las prisas se escapan sonrisas, vuelan miradas y se resuelven enfados. Amamos Madrid y a los madrileños, y te damos 12 razones de peso de por qué .

Madrid da la bienvenida a todo el mundo

Madrid acoge a todo el mundo sin pedir nada a cambio. Todo el mundo en más que bienvenido, de otras regiones de España como Andalucía, Extremadura o Castilla la Mancha, hasta de otros países del mundo como Rumanía, Ecuador o Marruecos. En la capital te puedes sentir como en China en Usera o en África en el castizo barrio de Lavapiés. Estudiantes Erasmus de toda Europa, las más alocadas despedidas de solteros y los más variopintos congresos siempre tienen cabida en la capital.

La intensidad de los madrileños

Dirán que Roma o París, pero ya te digo yo que Madrid es la auténtica Ciudad del Amor. ¿Quién más intenso que un madrileño? Nos enfadamos a rabiar, pero amamos hasta morir. Lo bueno siempre es cien veces bueno y lo malo siempre es cien veces peor, somos intensos porque si no, la vida se nos escapa entre los dedos.

12 razones de peso para querer a los madrileños

La solidaridad es santo y seña de Madrid

Madrid nunca escatima para dar a los que más lo necesitan, El programa destinado a Ciudadanía Global y Cooperación Internacional para el Desarrollo se dotó con 9,5 millones de euros en el año 2019.

Madrid es la región con mayor capacidad fiscal y la que más aporta al sistema.  La Comunidad de Madrid tiene un déficit en la balanza fiscal de 19.205 millones, la mayor cifra de toda España. Por lo tanto, aportamos mucho más de lo que recibimos, contribuyendo a la prosperidad de otras regiones de España menos favorecidas.

Todos somos madrileños

Ser un gato madrileño, que tus 2 generaciones anteriores hayan nacido en Madrid, es una especie en peligro de extinción. Las generaciones pasadas de la mayoría de los madrileños de hoy en día, vinieron a la capital buscando prosperidad y nuevas oprtunidad para su familia. Las universidades madrileñas, entre las mejores de España, acogen a miles de estudiantes de toda España que vienen a labrarse un futuro. Casi todos tenemos padres o madres de distintos puntos de la geografia nacional

Porque no tenemos playa

En un país que tiene casi 8000 km de costa para disfrutar del mar, los madrileños somos los menos afortunados no solo por no tener costa, sino que además somos los que vivimos más alejados del mar.

Cuando llega el verano salimos escopetados a las distintas playas nacionales llenando los chiringuitos y bares. Que si una paella valenciana, unos espetos de sardinas por aquí, marisco gallego por acá, una cerveza bien fresquita, un gin tonic de sobremesa…muchos negocios hacen el agosto gracias  los madrileños.

12 razones de peso para querer a los madrileños

Nuestro acento madrileño mola mazo

A pesar de que la gran mayoría de los madrileños defienden que no tienen ningún tipo de acento, el dialecto madrileño tiene su propia seña de identidad. Así el laísmo y el leísmo, el decir «ejque«, «pejcao» o «ajco» en lugar de «es que», «pescado» o «asco, o el decir Madriz en lugar de Madrid son característicos del acento madrileño.

El habla madrileña se nutre, en muchos casos, de una jerga urbana denominada  Cheli, como” bocata”“sudaca”“quinqui”, “basca”. A este vocabulario se podrían añadir vocablos de creación más reciente, como “molar” , “mazo” , “chachi” “estás de coña”, “llego en cero coma”, “ya te digo”, “lo pillamos a pachas”, son expresiones que solo escuchas aquí.

Los madrileños somos fans de la cultura del bar

Ya lo decía Gabinete Caligari, “no hay como el calor del amor en un bar”. Los madrileños amamos la cultura del bar, una caña bien tirada o buen vermut de grifo, con su tapa generosa y gratuita. Conversaciones sin límite en la barra, esas rutas de tapas que sabes cuando empiezas pero nunca cuando terminas y “amigos para siempre” como cantaban los Manolos. Todos los que vienen a vernos, amigos, familiares, compañeros del curro de otros países, etc… son bautizados en esta cultura del bar, y siempre repiten. Da igual “cervecear” por Malasaña, La Latina o Ponzano al final lo que nos gusta a los madrileños es nuestra gente.

12 razones de peso para querer a los madrileños

Tenemos de los mejores cielos y atardeceres de España

¡De Madrid al cielo! Cuantas veces habremos escuchado esta expresión, y cuantas veces caminando por la calle nos habremos quedado boquiabiertos con uno de esos cielos velazqueños que nos suele regalar Madrid. Atardeceres mágicos los que se viven desde el Templo de Debod, las azoteas de a Gran Vía o el parque de las 7 tetas.

Las fachadas de Madrid

Madrid es esa capital que quiere ir de moderna con sus edificios altos de formas raras pero que no le hace falta tenerlos. Si Madrid engancha por algo son sus viejas fachadas. Las antiguas renovadas y las antiguas que se caen a cachos, las dos gustan. Y gustan porque cuando te vas y las ves al volver, piensas: esto es Madrid, ya estoy en casa.

Tenemos la mejor agua de España

Si de algo podemos presumir los madrileños es de nuestra agua del grifo, procedente de las sierras que rodean a la región. Son varios los estudios que han corroborado que el agua de Madrid se encuentra entra las mejores de España. Por algo, los madrileños son los que más agua de grifo consumen a nivel nacional.

Los mentalidad de un madrileño es: “¿por qué pagar por eso cuando realmente puedes obtenerlo gratis?” En Madrid, un litro de agua cuesta de media algo más de 0,0015 euros, mientras que el litro de agua embotellada cuesta de media unos 21 céntimos, es decir, es 140 veces más cara.

12 razones de peso para querer a los madrileños

En Madrid pasamos del frio al calor en cero coma

Uno no sabe lo que es calor hasta que no ha pasado un mes de agosto en la capital. Asfalto derritiéndose y termómetros rozando los 40 grados de temperatura en calles desérticas. Y cuando llega el invierno nos ponemos más capas que una cebolla, guantes, bufandas, abrigos, camisas, jerséis, rebecas…no termina nunca el momento de sacar ropa del armario. Así es Madrid, que pese a no tener mar, está todo el rato con las olas, si ola de calor por aquí, ola de frío por allí. Puede que a lo largo del año disfrutemos de tres o cuatro semanas de temperaturas suaves, de manga corta durante el día y rebequita por la noche. Las primaveras y otoños de Madrid se parecen a los Ojos del Guadiana.

Los madrileños somos únicos midiendo las distancias

Prepárate para caminar ya que cuando le preguntas a un madrileño por una dirección y te contesta a diez minutos, probablemente tardarás media hora. Y si te dice que lejos o que tienes que coger el transporte público mejor alista tu pasaporte. Hasta el momento, no se sabe con exactitud cómo miden las distancias los madrileños.

Cuando los madrileños quedamos con alguien y nos pregunta dónde estamos, la respuesta suele ser la misma: a unas pocas paradas de metro. Las líneas de metro y sus paradas son nuestra mejor forma de medir el espacio y el tiempo

4 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *