Cierra el histórico restaurante madrileño Zalacaín

El flujo de malas noticias continúa en el mundo de la hostelería. Acaba de cerrar todo un histórico, Zalacaín, primer restaurante de España en obtener tres estrellas Michelin

El madrileño Zalacaín, primer restaurante de España en obtener tres estrellas Michelin, en el año 1987, acaba de anunciar su cierre definitivo como consecuencia del difícil situación que atraviesa el sector de la hostelería derivado de la crisis de la Covid-19. 

El restaurante, que tras pasar un mala racha parecía haber remontado con las reformas y el cambio de dirección al que se sometió en el año 2017, no ha podido recuperarse del batacazo que supuso el confinamiento total del pasado mes de marzo, por lo que ha bajado la persiana dejando a más de 50 personas sin trabajo.  “Cerramos y no hemos podido volver a abrir. Nos planteamos abrir en septiembre, luego en noviembre, después en 2021. Vimos todos los posibles escenarios, pero dada la incertidumbre de la situación no podíamos estar cerrados tanto tiempo”, explica Carmen González, actual directora de operaciones del restaurante. 

Cierra el histórico restaurante madrileño Zalacaín

Una casa que hizo historia 

Perteneciente al Grupo LaFinca, fue Jesús Oyarbide quien en 1973 abrió este restaurante ubicado desde entonces en el número 4 de la calle Álvarez de Baena. Dos años después de su apertura, Zalacaín obtuvo su primera estrella Michelin y seis años después, en 1981, la segunda. La tercera, máximo reconocimiento de la Guía Roja, llegaría en el año 1987, convirtiendo al restaurante en el primer triestrellado de España por delante de Arzak ( que la alcanzó en 1989),  El Racó de Can Fabes (en 1994) o El Bulli (en 1997).

Cuando Oyarbide decidió retirarse,  las riendas del negocio pasaron a manos de su amigo y cliente Luis García Cereceda, dueño del Grupo LaFinca, quien puso al frente de la cocina  al chef  Benjamín Urdiain, al frente de la bodega y como jefe de sala a Custodio López Zamarra -quien fue alma mater de este establecimiento hasta el año  2013 en el que se jubiló- y como director del restaurante a José Jiménez Blas.

Zalacaín perdió su tercera estrella cuando sus circunstancias y las del país eran otras (1996). Otra serie de sucesos desembocaron en la pérdida de la segunda (2001) y, trece años después, la de la primera (2015). Treinta y nueve años con estrellas, de ellos nueve con tres, once con dos y diecinueve con una. Un historial envidiable.

En 2017, tras la reforma y cambio de dirección de este establecimiento, fue el chef Julio Miralles el encargado de volver a subir el listón a esta histórica casa, que con la incorporación de Carmen González como directora de operaciones y con la atenta mirada de Carmelo Pérez en la sala poco a poco parecía que empezaba a remontar.

Fuente: La Vanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *