Una anciana fallece al ceder su respirador a jóvenes enfermos

Dentro del desgarrador torbellino de noticias trágicas que está dejando esta crisis, salen a relucir las solidarias como la de esta anciana de 90 años, una auténtica heroina que no dudó en ceder su respirador para salvar las vidas de enfermos más jóvenes, a costa de perder la suya.

La anciana Suzanne Hoylaerts había sufrido una neumonía el año pasado por la que había tenido que ser hospitalizada en Lubbeek (Bélgica), y cuando llegó al centro médico presentaba unos bajos niveles de saturación de oxígeno. Entonces decidió renunciar a la respiración artificial para intentar salvar la vida de personas más jóvenes.

”No quiero respiración artificial. Guardadla para pacientes más jóvenes. Yo ya he tenido una buena vida” le dijo la mujer en cuestión a los médicos que la atendían, ha explicado su hija Judith al diario local Het Lasste Nieuws. El bonito gesto, que le costó la vida, ha dado la vuelta al mundo después que su hija explicara la historia.

Una anciana fallece por ceder su respirador a jóvenes enfermos

La anciana cedió su oportunidad de seguir viviendo para intentar que otros pacientes con Covid-19 pudieran seguir con vida. ”No lloréis, hicisteis todo lo que pudisteis, tuve una buena vida”, cuenta su hija que dijo Suzanne antes de fallecer.

Pero a pesar de su altruista gesto, la anciana, como todos los afectados por coronavirus, no pudo despedirse de la familia debido a las extremas medidas de seguridad para evitar contagios. “No pude decirles adiós y no puedo ir a su funeral”, ha explicado la hija.

Una anciana fallece por ceder su respirador a jóvenes enfermos

La mujer de 90 años todavía vivía independientemente y, al igual que su familia, era consciente de los peligros del coronavirus. Pero, a pesar de tomar todas las precauciones, el contagio fue inevitable. “Cómo y dónde contrajo nuestra madre esto es un misterio para nosotros”, ha dicho Judith.

Debido a la repercusión de la noticia a nivel mundial, Judith y sus hermanos han recibido numerosas muestras de solidaridad. “Es surrealista. A través de la web del director de la funeraria, recibimos muchas declaraciones de apoyo de desconocidos. De América, Inglaterra, incluso de la República Checa. Extraño para alguien como nuestra madre, que venía de un pequeño pueblo como Binkom”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *