Una flor de Pascua gigante en el alumbrado navideño de Madrid

Una flor de Pascua gigante en el alumbrado navideño de Madrid

Una flor de Pascua que cuenta con 66.000 luces led,  9 m de altura y 7,5 metros de diámetro aparece entre Gran Vía y calle de Alcalá

Hoy jueves 23 de noviembre arranca el encendido de las luces en Madrid de Navidad. Y una de las grandes novedades va a ser la flor de Pascua que se ha instalado en la esquina de Gran Vía y la calle Alcalá, dónde años atrás se colocaba la bola gigante, que este año se ha trasladado a Plaza de España. 

Se trata de una flor iluminada en colores verde, rojo y amarillo, que cuenta con 66.000 bombillas led. Mide nueve metros de altura y su diámetro es de 7,5 metros.

Su instalación en ese cruce tan emblemático responde a que la Gran Vía se va a convertir en un jardín de invierno con mucha luz y color estas Navidades. Anoche se hicieron las pruebas de iluminación y se pudo ver por primera vez esta nueva estatua iluminada.

Os dejamos un vídeo de la Flor de Pascua desde nuestra nueva cuenta de Instagram

Se venden 10 millones en España

La  poinsettias o flor de Pascua ha cogido mucho arraigo los últimos años en los hogares españoles. Cada año se venden unos 10 millones en España, cifra que alcanza los 110 millones a  nivel europeo. La época de ventas arranca a finales de octubre y  alcanza su pico en Navidad.

Esta planta es un símbolo azteca y representaba para esa civilización la pureza y una nueva vida. A partir del siglo XVII cogió connotaciones navideñas.

Roberts Poinsett, el gran descubridor

Su nombre hace referencia a Joel Roberts Poinsett, al que se le considera el gran descubridor de esta planta. Este botánico estadounidense, que vivió entre 1779 y 1851, se convirtió en el primer embajador de la flor de Pascua en México y la expandió a todos los jardines botánicos de Estados Unidos. Durante el siglo XIX ya era conocida en América.

Poinsett murió un 12 de diciembre y ese día pasó en la historia a convertirse en la fecha que se homenajea a esta flor. Aunque lo habitual es que sea roja y verde debido a su resistencia en el interior de las casas con calefacción también hay de color burdeos, blancas, rosas, amarillas y hasta bicolores.

A partir de 1950 fue cuando surgió un punto de inflexión y se convirtió en la flor de Navidad. Su popularidad ha llegado hasta tal punto que se constituyó en el año 2000 la Stars for Europe, una iniciativa de los productores europeos para promover y mantener sus ventas. Este año, Madrid rinde homenaje a la planta de navidad, situándola en una de sus esquinas más emblemáticas.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *