Reabre el lago de la Casa de Campo con hamacas y un mirador

Después de un año de obras, el lago de la Casa de Campo recupera su máximo esplendor. Se acaba de reabrir el renovado estanque que cuenta con hamacas de madera, una mirador, un embarcadero modernizado y nuevos itinerarios y sendas peatonales.

Ha costado un año entero de espera, pero por fin el lago de la Casa de Campo vuelve a tener agua. La última vez que se vació fue en 1982 y con este nuevo vaciado lo que se buscaba era recuperar una de las zonas más emblemáticas de Madrid, renovando todos sus alrededores y evitar también problemas estructurales y de seguridad.

En el área del lago que se sitúa frente a los quioscos se han colocado bancos corridos y hamacas de madera, donde ayer ya se podía ver tumbados a algunos vecinos. Donde se situaba el antiguo embarcadero, en el lugar en el que está el monumento del ancla, se han instalado bancos de piedra orientados a la cornisa del Manzanares, para poder sentarse a observar el horizonte, con la catedral de La Almudena al fondo.

Durante el proceso de vaciado, que comenzó a mitad de diciembre de 2017, los operarios del Ayuntamiento encontraron mesas, sillas, teléfonos móviles, cámaras de fotos, ordenadores, columbarios y hasta una pistola. Como los 13.911 peces que habitaban en el lago eran especies invasoras exóticas (carpas común y royal, carpines, percasoles y gambusias) tuvieron que ser sacrificadas. A partir de ahora, que el nivel del agua ya es el adecuado, el estanque será repoblado con especies autóctonas como la tenca.

El embarcadero, donde entrenaban dos clubes de piragüismo y kayak, también ha sido modernizado con cuatro nuevos pantalanes flotantes donde, el Consistorio pretende que la escuela de remo que entrenaba hasta agosto en el río Manzanares pueda realizar parte de sus entrenamientos. Tres de los pantalanes serán dedicados para 68 barcas de uso recreativo; el restante, para piraguas y canoas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *