Las diez calles de Madrid con las leyendas más sorprendentes

En Madrid hay más de 9.000 calles, muchas de ellas con historias que ninguna otra ciudad puede contar. Te desvelamos las 10 calles más curiosas de Madrid y las historias que se esconden tras ellas.

Calle de la Pasa

Situada en el corazón del Madrid de los Austrias, en esta calle el Palacio Episcopal repartía pasas a los mendigos. En la España de los Austrias no estaba en vigor el matrimonio civil, solo la unión eclesiástica tenía validez. Debido a este hecho, todo aquel que quisiera casarse debía pasar por la calle de la Pasa donde tenía su sede el arzobispado. De ahí el antiguo dicho popular madrileño “El que no pasa por la calle de la Pasa no se casa”. Es una de las calles de Madrid, sin lugar a dudas, más esenciales para los enamorados de Madrid.

Las diez calles de Madrid con las leyendas más sorprendentes

Calle de Rompelanzas

Calle céntrica donde las haya, comunica la Calle Preciados con la del Carmen. Ostenta el título de ser la calle más corta de Madrid con apenas diez metros y servía siglos atrás como atajo para caballerías. Su nombre hace honor a la facilidad con la que se rompían los ejes de los carruajes del siglo XVI que pasaban por ahí debido los baches y estrechez. A los ejes se les llama lanzas, por eso la calle recibe ese nombre.

Las diez calles de Madrid con las leyendas más sorprendentes

Calle del Pez

En el barrio de Malasaña encontramos esta vibrante vía que hasta el siglo XVII se llamaba Fuente del Cura, debido a que el Cura de Colmenar Viejó donó una fuente para adornar la calle. Esta calle encierra la historia de Don Juan Coronel y su hija Blanca. La calle fue adquirida por Don Juan con el objetivo de construir allí su vivienda. Las peces del estanque que había en la vía fueron desapareciendo hasta que Blanca rescató al último. Murió tras varios días y la hija de don Juan, deprimida por el suceso ingresó en el vecino convento Benedictino de San Pláciso. Como recuerdo, se labró en la fachada de su vivienda un pez, del que tomaría nombre toda la calle. Sin duda, una de las calles más curiosas de Madrid.

Las diez calles de Madrid con las leyendas más sorprendentes

Calle del Desengaño

Colindante a la Gran Vía encontramos la calle del Desengaño, una de las calles más antiguas de Madrid. Su nombre está vinculado a la lucha entre dos caballeros por una dama. En ella se dice que durante el combate entre los caballeros, un figura misteriosa se abrió paso entre ambos. Los combatientes decidieron seguirla olvidando su duelo. Un tremendo desengaño se llevaron al comprobar que en lugar de una bella dama, la sombra no era más que una momia que bautizaría para los restos a la calle del Desengaño. Esta vía se hizo famosa por su aparición en la serie Aquí no hay quien viva.

Las diez calles de Madrid con las leyendas más sorprendentes

Calle de la Salud

Otra de las calles más céntricas de la capital, entre la Gran Vía y la calle del Carmen, alberga una leyenda que hoy en día está de rabiosa actualidad. Para comprender el porqué de ese nombre hemos de situarnos en pleno siglo XV. Durante el reinado de los Reyes Católicos una fuerte epidemia de peste negra llegó a la ciudad. Mientras que una gran parte de la población enfermaba, la gente que vivía en esa calle se consiguió librar de ella. Sobrevivieron gracias a su propia cosecha y ganado y a las primeras fuentes de agua potable de la ciudad.

Calle de la Abada

Cuenta la leyenda, que en el siglo XVI unos feriantes portugueses llegaron a Madrid trayendo consigo un rinoceronte. Tras el espectáculo, dejaron al animal dentro de un cercado. Un vecino que trabajaba en un horno de pan decidió darle un pedazo recién hecho que abrasó al animal. Esto provocó el enfado del rinoceronte que tras matarlo escapó dejando otros fallecidos. Por este motivo, la calle recibió el nombre de abado, la palabra portuguesa para denominar al rinoceronte hembra.

Las diez calles de Madrid con las leyendas más sorprendentes

Calle del Toro

La primera se remonta a la época en la que Madrid era gobernada por el musulmán Aliatar, enamorado de la morisca Zaida que vivía en este callejón. Con el objetivo de cortejarla organizó un festejo taurino en la cercana plaza del Alamillo. Uno de los toros sembró el pánico, y apareció un desconocido caballero cristiano que acabó con la vida del animal. La joven Zaida se enamoró de ese misterioso hombre, que no era otro que el mismísimo Cid CampeadorPreso de la envidia, Aliatar ordenó la detención del Cid Campeador, que se marchó de la ciudad. Sin embargo, Zaida seguía enamorada del mítico caballero, y por eso colocó las astas del toro en la fachada de ese callejón. Se cuenta que cada vez que Zaida suspiraba, las astas del toro mugían por el amor a El Cid.

Calle de la Cabeza

Situada en le barrio de Lavapiés, nos remontamos al reinado de Felipe III, dondeun hombre quiso cenarse una cabeza de carnero.  Tras comprarla en el Rastro, la metió bajo su capa sin darse cuenta de que, tras él, iba dejando un reguero de sangre. Un alguacil le dio el alto y le pidió que le enseñara lo que llevaba. ¡Sorpresa! La cabeza de carnero se había convertido ¡en la cabeza cortada de un hombre! La leyenda dice que fue una venganza divina. El tipo había decapitado años atrás a un sacerdote para robarle. Enseguida confesó su crimen y acabó ahorcado. La casa del crimen dio nombre a la calle. Si camináis por esta calle después de hacer la compra, tened cuidado. Puede que vuestros pecados salgan a la luz…

Calle del León

Esta calle, ubicada en el Barrio de las Letras, es una de las calles con más historia de Madrid ya que en ella se ubicó el Mentidero de los representantes, murió Cervantes y nació Jacinto Benavente. Su curioso nombre le viene de un extranjero, que se instaló en esta casa con un león enjaulado. Este hombre, que según algunas fuentes era turco y según otras, indio, ofrecía la posibilidad de ver a este león por el precio de dos maravedís. De esa leyenda, que tiene bastantes visos de ser real, quedó el nombre de la calle, aunque su fama era anterior, por otros nombres y otros casos.

Calle del Espíritu Santo

Terminamos nuestro recorrido en Malasaña, con esta famosa calle de Madrid, en el número 23 apareció el cuerpo sin vida de Enrique Urquijo, voz y líder de ‘Los Secretos’. Según apuntan varias versiones, durante el reinado de Felipe III cayó en esta calle un rayo. Una extraña circunstancia ya que aquel día ni llovía ni había tormenta. El caso es que éste arrasó con numerosas viviendas y acabó con la vida de varios habitantes. En recuerdo de aquel fatal incidente se colocó una gran cruz de piedra con una paloma en el centro representando al Espíritu Santo. La cruz permaneció hasta 1820 pero tras su retirada el nombre se mantuvo intacto.

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *