La emblemática discoteca Joy Eslava cierra sus puertas temporalmente

Joy Eslava, la histórica discoteca de la calle Arenal de Madrid aborda un ambicioso plan de modernización de sus instalaciones

Tras haber permanecido sin actividad desde el inicio de la pandemia provocada por la covid, el propietario de Joy Eslava, Pedro Trapote, explica la situación por la que atraviesan.

Trapote ya explicó la crítica situación por la que pasaba el local hace una semana en una entrevista a Vanitatis, donde aseguró que era “la ruina. Con el número de empleados que tenemos, que son 247, y por las obligaciones de pagos, la situación es muy difícil. Gracias a los ERTE, la gente va teniendo ingresos económicos. Es inviable, hoy por hoy, abrir los locales”.

Y es que el de Joy Eslava no es el único negocio del empresario, que también es dueño de Pacha Madrid, ahora Teatro Barceló, y de la chocolatería San Ginés. Todo un imperio de ocio y restauración que no vive a día de hoy su mejor momento.

“En relación a la información aparecida en los medios de comunicación sobre el cierre de la sala JOY ESLAVA, queremos aclarar la información aparecida, confirmando el mantenimiento de la oferta de ocio de calidad que lleva prestando en la ciudad de Madrid desde el año 1981. En relación con lo anterior JOY ESLAVA desea anunciar que, en estos momentos, aborda un ambicioso plan de modernización de sus instalaciones con el objetivo de retomar su actividad cuando las condiciones sanitarias lo permitan”, informaron desde la cuenta de Facebook de la discoteca situada en la calle Arenal, en pleno centro de Madrid.

La emblemática discoteca Joy Eslava cierra sus puertas

40 años de historia en el ocio nocturno de la capital

Con anterioridad y bajo el nombre de Teatro Eslava (apellido de su primer propietario, Bonifacio Eslava, que era sobrino del músico Hilarión Eslava), el local fue uno de los escenarios más famosos de Madrid. Sus más de mil butacas fueron testigo de los éxitos de Celia Gámez, Nati Mistral, Concha Velasco o Norma Duval, entre otras estrellas.

La discoteca Joy Eslava abrió sus puertas el 24 de febrero de 1981, un día después del intento de golpe de estado de Tejero. Trapote había adquirido la sala a su anterior propietario, el actor y director teatral Luis Escobar.

Durante los primeros años de funcionamiento como discoteca, Joy sirvió también como plató de televisión. Es su escenario se grababa semanalmente el programa musical de Televisión Española ‘Aplauso’.

El local se convirtió pronto en uno de los referentes de la llamada “beautiful people” que surgió a raíz de los pelotazos financieros de principios de los ochenta.

Pero también pasó por allí buena parte de aquellos que estaban construyendo la que luego se llamó “Movida madrileña”: cierto lumpen de salón que recorría aquel Madrid de Tierno Galván entre el Penta y Alcalá 20, pasando -claro- por Joy.

En la discoteca se estima que, en los casi cuarenta años de historia, han bailado en su pista o tomado copas en sus reservados más de 20 millones de noctámbulos.

Fuente: Onda Cero

More from Jose Carlos

Nuevo museo de la EMT festeja con recorridos en autobuses de los 70

El Museo de la EMT se ha convertido en realidad tras una...
Read More

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *