La Plaza Mayor se convierte en una pradera por unos pocos días


¿Os imagináis la bucólica imagen de hacer un picnic en la mismísima Plaza Mayor sobre una pradera de césped natural? Pues este deseo se convertirá en realidad este fin de semana, y no estoy delirando. Y es que dentro del marco del 400 aniversario de la Plaza Mayor y con motivo de la celebración de la llegada del otoño se acaba de instalar una enorme alfombra de césped natural donde madrileños y turistas podrán desde tomar el sol, a hacer un picnic o simplemente relajarse en un marco tan histórico. Además el buen tiempo acompañará en los próximos días, así que no hay excusas para disfrutar de esta oportunidad única.

La Plaza Mayor, icono del Madrid de los Austrias, competirá hasta el próximo domingo con otro de los lugares más castizos de la capital. El emblemático enclave, aunque sin ermita ni santo, se convertirá en una pradera gracias a una enorme alfombra de césped natural que rodeará a la estatua ecuestre de Felipe III. La iniciativa, enmarcada dentro del IV Centenario del espacio, sirve para dar la bienvenida al otoño.

Bautizado como «Césped», este proyecto forma parte del programa Cuatro Estaciones, que con motivo de los 400 años de la plaza abre las diferentes estaciones del año. Después de «Graffiti con luz» y «Laberinto de residuos», que inauguraron la primavera y el verano, respectivamente, el artista anónimo Spy hace lo propio para revertir completamente la apariencia y el uso de la Plaza Mayor.

El suelo empedrado que cada día pisan miles de madrileños y turistas será desde hoy una sutil moqueta de hierba natural; una suerte de jardín en el corazón de los monumentos más singulares del centro de Madrid. La peculiar pradera bordeará circularmente a Felipe III a lo largo de 70 metros de diámetro, sin alcanzar la zona que ocupan las terrazas de los restaurantes, lo que ocupará una superficie total de 3.500 metros cuadrados.

Total libertad

Al contrario que los proyectos precedentes, la pradera no estará sujeta a ningún horario: funcionará las 24 horas durante todos los días en los que está programada la actividad. Hasta el domingo, cualquiera que pase por la Plaza Mayor podrá sentarse, tumbarse o pisar la hierba sin ninguna limitación. Tampoco tendrá coste alguno. El enclave, simplemente, cambia las piedras del suelo por césped natural.

La comisaria del programa, Remedios Vicent, asegura que el objetivo de «Césped» es que el visitante sienta que está en una pradera: «Hay que disfrutar y olvidarse de que la plaza es un espacio urbano; sentirse libre». No obstante, el IV Centenario de la plaza nació con la premisa de recuperar el valor del espacio para los madrileños, acaso por la concepción de que se ha convertido en un atractivo turístico.

Tags from the story
, ,
More from Jose Carlos

Cena de alta cocina con música en vivo en la terraza del restaurante “El latigazo”

Llegamos al final de curso, repleto de actividades y buenos momentos en...
Read More

Leave a Reply